domingo, 13 de noviembre de 2016

1x8 Jose Luis "Coche" Inciarte. Superviviente de la Tragedia de los Andes. Vuelo 571. Programa, fotografías y enlaces de interés.

Vivimos una realidad en la que para ser feliz, la gran mayoría necesita tener cosas materiales. Cosas vacías que no aportan nada, bueno si, el  desapego de la realidad… Dejando a un lado con esto, la maravilla y magia de un amanecer, de las hojas brillantes de un árbol, de la sonrisa sincera de un niño, de ese primer buenos días, de ser conscientes de lo afortunados que somos sabiendo que tanto nosotros como los nuestros, estamos sanos. Que mejor o peor, en mayor o menor medida, comemos. Tenemos un techo donde cobijarnos tras un duro día… pero con todo y con eso, no somos felices, no sabemos valorar cómo cosas tan nimias, son tan importantes.

La apatía y depresión se adueña de tantas personas, que me gustaría escucharan a este gran hombre para que comprendan, que el dinero, no lo es todo. Sino el amor, la vida…Y es que solo las personas que han pasado auténticas crisis, son las más agradecidas a todo y todos.
Y es que cuando somos jóvenes, lo que menos pensamos  es en si nos queda mucho o poco de vida. En si en el transcurso de pocos minutos, nuestra vida podría cambiar completamente… Solo vivimos  por y para disfrutar sin apenas pensar en consecuencias ni nada.

1x8 José Luis "Coche" Inciarte, superviviente del accidente aéreo de los Andes.Audio del programa. 

El 12 de octubre de 1972, el vuelo 571 de la Fuerza Aérea Uruguaya partió de Montevideo rumbo a Santiago de Chile. Además de una tripulación de cinco personas, los 40 pasajeros eran (en su gran mayoría), miembros del equipo de rugby Old Christians (alumnos del colegio Stella Maris de Montevideo), que iban a jugar un partido amistoso con sus similares chilenos del Old Boys y algunos familiares.

Equipo de los “Old Christians” 

… Hace ahora justamente 44 años de este fatídico suceso.  El grupo de jóvenes, de estos que hacen honor a la juventud, en los que se puede respirar vida y alegría por todos los poros de su piel, se enfrentó a la más dura de las pruebas, la supervivencia.

 Fairchild Hiller 227 de la Fuerza Aérea Uruguaya

En el aeropuerto de Mendoza

Las casualidades no existen y uno de los  avisos fue cuando los pilotos no querían pilotar debido al mal tiempo. Debido a ello, les obligó a detenerse en el aeropuerto El Plumerillo, en la ciudad de Mendoza, Argentina, donde pasaron la noche. 

Al día siguiente, el frente persistía, pero debido a la premura del viaje y hechas las consultas pertinentes, se esperó solo hasta la tarde, cuando amainaron levemente las condiciones de tormenta. Pero, una mujer que los escuchaba, les dijo que ella en un coche pudo hacerlo y éstos ni cortos ni perezosos, bien por hombría, por orgullo o lo que fuere, se atrevieron a volar.

El vuelo continuó por la tarde del 13 de octubre despegando a las 14:18 (hora local) con destino a Santiago de Chile. La ruta a seguir sería vía Paso del Planchón entre las ciudades de Malargüe (Argentina) y Curicó (Chile).

Interior del avión durrante el vuelo.

Todo iba bien, sin embargo hubo un cambio de suma importancia, la dirección y sentido de los vientos cambiaron de modo que el Fairchild  Hiller  FH-227, pudo ver reducida su velocidad de crucero en un 15 %, de 210 a 180 nudos. Aparentemente no se consideró esta variable crucial y se cometió un error de navegación que provocó que estuvieran más al norte y más al este de lo que pensaban. 

Dado que el paso estaba cubierto por nubes, los pilotos estimaron en base al tiempo habitual empleado para cruzar el mismo. Sin embargo, no tuvieron en cuenta los fuertes vientos en contra que desaceleraron el avión y el consiguiente aumento de tiempo necesario para completar la travesía. 

Imagen Película "Viven"

El Fairchild, se enfrentó a una cumbre (4400 msnm) que el comandante Lagurara a duras penas y mediante un extraordinario esfuerzo físico pudo salvar la nariz del aparato por apenas un par de metros; pero golpeó la cola en la orilla de la cumbre en un pico sin nombre (posteriormente bautizado Cerro Seler, por Nando Parrado en honor a su padre), situado entre el cerro El Sosneado y el volcán Tinguiririca, en el lado argentino de la frontera entre Argentina y Chile.
 
El aparato golpeó una segunda vez un risco del pico a 4200 msnm, perdiendo el ala derecha, que fue lanzada hacia atrás con tal fuerza que cortó la cola del aparato a la altura de la ventanilla Nº 8. Al desprenderse la cola con el estabilizador vertical, quedó abierto tras sí el interior en la parte posterior del fuselaje. En este desprendimiento, se descolgaron al menos dos filas de asientos que salieron volando al vacío. En este momento murieron instantáneamente cinco personas, incluído el sobrecargo, que iban todavía atadas a sus asientos de la cola.
 
Al golpear el avión por tercera vez en otro pico, perdió el ala izquierda, quedando en vuelo únicamente su fuselaje, a manera de proyectil. Éste, aún con bastante velocidad, golpeó tangencialmente el terreno nevado y resbaló por una amplia ladera nevada y empinada de más de 1 km de largo hasta detenerse en un banco de nieve. Dos pasajeros más, atados aún a sus asientos, salieron despedidos por el boquete posterior. El sitio donde quedó el avión es una pendiente de los Andes.

Imagen Película "Viven"
Un avión que iba cargado de vidas, en el que se escuchaban constantes bromas y risas de la gran mayoría. La alegría los envolvía. Traían de cabeza a uno de los que formaba la tripulación que les regañaba y advertía que debían estar sentados y guardaran la pelota con la que jugaban y se estaban lanzando. Pero con los movimientos tan bruscos del avión, no dudaron en sentarse en sus asientos un poco asustados. 

...Jóvenes que no superaban los 26 años y ese fatídico 13 de Octubre de 1972, el avión, desapareció en los Andes. Sí, lo dieron por desaparecido, sin imaginarse, que 72 días después, 16 de los 45 pasajeros que iban a bordo de este avión, estaban vivos. 


En el choque mueren trece personas y durante la noche, tres más.
TRIPULACIÓN

El Fairchild Hiller FH-227 perteneciente a la Fuerza Aérea Uruguaya, estaba formado por cinco hombres. Al mando del aparato estaba el coronel Julio César Ferradas, y su copiloto, el teniente coronel Dante Lagurara, al mando de los controles del avión. Además, completando la tripulación, iban el navegante, teniente Ramón Saúl Martínez, el sobrecargo Ovidio Ramírez y el mecánico   Carlos Roque.

Todos ellos, a excepción del coronel Dante Lagurara y el sargento Carlos Roque González, fallecieron el 13 de Octubre.
 
Coronel Julio César Ferradas Benítez. (Piloto) 39 años. 
(1933 - 1972)

Lt. Ramón Martínez (navegante), 30 años
(1942 - 1972)

Cpl. Ovidio Joaquín Ramírez Barreto (asistente de vuelo), 26 años
(1946 - 1972)

Francisco Domingo Abal Guerault, 21 años
 (1951 - 1972)
 Fecha de Nacimiento: 24 de Junio de 1951
Fecha de defunción: 13 de Octubre 1972
Hijo de Francisco Natalio Abal Grazide y María Luisa Guerault Sattrel

Gastón Costemalle Jardi, 23 años
(1949 - 1972)  
Hijo de Julio César Costemalle Jubin y Blanca Jardi Abella

 Guido José Magri Gelsi, 23 años
(1949 - 1972) 
Hijo de Ricardo Magri y Susana Gelsi Bidart 
 
Jorge Alexis Hornié Sere, 20 años
Fecha de Nacimiento: 31 de Enero de 1972 en Mercedes, Soriano, (Uruguay)
Fecha de defunción: 13 de Octubre de 1972.
Hijo de Roberto Hornié Bidegain, II y Helena Sere del Campo.
(sentimos no haber encontrado ninguna imagen)

 Felipe Horacio Maquirriain Ibarburu, 22 años.
 Fecha de Nacimiento: 31 de Julio de 1950 en Montevideo (Uruguay)
Fecha de defunción: 14 de Octubre 1972.
Hijo de Felipe Andrés Maquirriain Esponda y Selva Ibarburu Samacoitz

 Julio Martín Marcelo Maximiliano Marcial Martínez Lamas Caubarrère. 24 años.
(1948 - 1972)
 Hijo de Julio Martínez Lamas Ramos y María Esther Caubarrère Zubía

  Esther María Horta Pérez Scremini, 40 años
(1932 - 1972)
Hija de Félix Alberto Horta Palleja y María Esther Pérez Scremini
Esposa de Dr. Francisco Nicola Horta 

 Dr. Francisco Luis Nicola Brusco, 40 años
(1932 - 1972)
Hijo de Francisco César Nicola Reyes y  María Ana Brusco Chucarro
Casado con Esther María Horta Pérez Scremini
 


Eugenia Dolgay Diedug de Parrado, 50 años
(1922 - 1972)
Esposa de Seler Parrado y madre de Susana y Nando Parrado 

 Daniel Gonzalo Shaw Urioste, 24 años
(1948 - 1972)
Hijo de Andrés Jorge Shaw Pérez Butler y María Angélica Segunda Urioste Piñeyro

Carlos Alberto Valeta Vallendor, 18 años
(1954 - 1972)
Hijo de Helios Valeta y Agnes Vallendor de Valeta 

Fernando Vázquez Nebel, 20 años. 
(1954 - 1972)
Hijo de Franco Vázquez Praderi y Ana María Nebel
  
Sobrevivieron al peor de los infiernos, a diferencia de que en vez de fuego, era nieve todo lo que les rodeó… Nieve y cielo. Y ahora, esas risas y bromas, se tornaron en gritos de desolación y dolor. Cuerpos inertes, también miembros y trozos humanos estaban pegados en las paredes del avión como si del "Guernica" se tratara.

Guernica de Pablo Picasso

 Cada uno de los chicos asumió un rol. Nadie los organizaba, sabían muy bien qué debían hacer. Ayudar a los malheridos fue su prioridad. Intentar limpiar como buenamente pudieron el trozo de avión que quedó, para así acomodarlo y poder pasar su primera noche, pues cuando daban  las 18:00, el sol se escondía dando paso a unas temperaturas superiores a los -37º. Sacaron los cuerpos inertes de sus compañeros fuera del avión y los iban apilando.

Aunque las condiciones eran imperantes, la imaginación para inventar cosas para poder subsistir, no les faltaba. Fabricaron elementos y utensilios tan ingeniosos como alambiques para derretir la nieve y poder beber agua, guantes con los forros de los asientos del avión (estos se desprendían con facilidad), botas para no hundirse en la nieve cada vez que salían de su guarida, las cuales fabricaron con los asientos también y anteojos hechos con el plástico tintado para resistir el frío y encandilamiento de la nieve.

No contaban con mucha ropa de abrigo, lo cual no ayudó a dormir o descansar caliente. Tampoco contaban con muchos víveres. Eso también hacía  que aquellas noches, además de frías y desoladoras, fuesen quizás de las mas largas de sus vidas. Y es que en el transcurso de esas largas noches es cuando cada uno se daba cuenta de la realidad que vivían, de lo solos que se sentían, de lo lejos que se encontraban de sus familias y lo que estas estarían pasando después de darlos por muertos. Esa frustración, impotencia y dolor por la situación, es lo que mas rondaba en estos chicos.

El bado 14 (Día 2): se dan cuenta que Vizintín pierde sangre por uno de sus brazos y detienen la hemorragia. Encuentran al copiloto Dante Lagurara muerto y al mediodía también muere la señora Mariani. 


Lt. Coronel Dante Lagurara (co-piloto), 41 años
(1931 - 1972)

Graciela Augusto Gumila de Mariani, 42 años.
(1929 - 1972)

Casada con Héctor José Mariani Minetti y madre de María del Rosario Mariani Augusto
 
El Domingo 15 (Día 3), Adolfo Strauch inventa el convertidor de nieve en agua. Fernando Parrado recobra el conocimiento y cuida de su hermana Susana que está en estado crítico. Poco después del mediodía ven pasar a tres aviones, pero siguen de largo. Poco después pasa uno demasiado cerca de los restos del Fairchild y mueve las alas, lo que les hace creer a los supervivientes que fueron vistos. Al ver ésto quedan seguros de que el rescate vendría de un minuto a otro, pero nada pasa aquel día. Avanzada la tarde, el capitán del equipo Marcelo Pérez descubre que alguien se comió parte de la comida que estaban racionando.

Búsqueda del avión. 
Un cazabombarderos vuela sobre la cordillera en busca del avión uruguayo.

El Lunes 16 (Día 4), Canessa construye hamacas para los heridos que son usadas por Rafael Echevarren y Arturo Nogueira. Fito Strauch descubre que si atan los almohadones a los pies no se hunden en la nieve.


El Martes 17 (Día 5), Carlos Páez, Turcatti, Canessa y Fito Strauch salen caminando en dirección a la montaña para buscar la cola y ver que hay del otro lado. Strauch al pasar por una grieta se hunde, pero sus compañeros lo rescatan. Muy cansados deciden volver sin haber encontrado nada.


El Sábado 21 (Día 9), fallece Susana Parrado en los brazos de su hermano Nando.

 Susana Elena Alicia Dolgay Parrado, 20 años.
(1952 - 1972)
Hija de Seler Parrado y Eugenia Dolgay Diedug

Hermana de Nando Parrado
Pasaban los días y el hambre se adueñó de ellos sin tener nada más que nieve y maletas para echarse a la boca. Aquí, quisiera hacer una referencia. Nuestro invitado, José Luis Inciarte, nos cuenta cómo se comió incluso un marca páginas de cuero que le habían regalado justo antes de montarse en el avión.

... Y  estos chicos pasaron en pocos días, de pensar en cómo disfrutar de cada instante, con la fuerza de la juventud que poseían, bien de ganar ese partido que iban a jugar, a tener que tomar  casi seguro, la decisión más dura y decisiva de sus vidas. La de tener que alimentarse de los amigos y resto pasajeros que yacían sin vida y congelados en un lado de lo que quedaba de ese paradójico avión que había pasado de ser un medio de transporte y la tumba de algunos, a su refugio al caer el sol, para poder sobrevivir.

Dentro del Fuselaje.
Ramón Sabella, Gustavo Zerbino y Roy Harley (entre otros), esperan a ser rescatados dentro del fuselaje del Fairchild.

Así el Domingo 22 (Día 10), se realiza una reunión en el interior del avión y deciden utilizar los cuerpos sin vida como alimento ya que en la montaña no hay vegetales ni nada comestible y las subsistencias que poseen se están acabando. Canessa es quién toma la iniciativa, aunque algunos se rehúsan.

El Lunes 23 (Día 11),  los supervivientes se enteran a través de una radio que se encontraba en el interior del Fairchild, que el servicio aéreo de rescate ha suspendido la búsqueda en vista a los malos resultados obtenidos. Turcatti, Maspons y Zerbino suben la montaña siguiendo el camino que dejó el avión al deslizarse por la nieve. Aquel lunes deciden pasar la noche en la montaña y al otro día seguir.
Durante el Martes 24 (Día 12), siguen la ascensión y encuentran pedazos de un ala, el cuerpo muerto de uno de sus amigos, a tres miembros del "Old Christians" y a dos personas de la tripulación. Finalmente vuelven al avión sin haber hallado la cola.
Fuera del Fuselaje.
Algunos de los sobrevivientes descansan al sol, fuera del fuselaje del avión.

Para el Domingo 29 (Día 17), ya por la tarde cuando los sobrevivientes se disponen a pasar otra noche en el fuselaje del avión, una avalancha desciende por la montaña y con toda su furia entra en el Fairchild, sepultando así a los que permanecían acostados. Las personas que son liberadas tratan de rescatar a aquellas que todavía permanecen enterradas bajo la nieve. Esa noche ocho personas más mueren bajo la nieve, quedando así, hasta el momento, 19 supervivientes.  


Liliana Beatriz Navarro Petraglia de Methol, 34 años
(1938 - 1972) 
Hija de Eulogio Navarro y Ángela Petraglia
Casada con Javier Alfredo Methol Abal (Superviviente fallecido)

Marcelo Pérez del Castillo Ferreira, 25 años
(1947 - 1972)
Hijo de Manuel Pérez del Castillo y Stella Ferreira de Pérez del Castillo


Juan Carlos Menéndez Villaseca, 22 años
(1950 - 1972)

Gustavo Diego Nicolich Arocena, 20 años
(1952 - 1972)
Hijo de Gustavo Nicolich Fonseca y RaquelArocena de Nicolich

Enrique Platero Riet, 22 años
(1950 - 1972)
Hijo de N.N. Platero y Hélida Riet de Platero

Diego Storm Cornah, 20 años
(1952 - 1972)
Hijo de Bimba Cornah de Storm

Sargento Carlos Roque González (mecánico), 24 años
(1948 - 1972)

 
Daniel Agustín Maspons Rosso, 20 años
(1952 - 1972)
Hijo de Gladys Rosso de Maspons

El Lunes 30 (Día 18), festejan el cumpleaños a Numa Turcatti en el interior del avión ya que no pueden salir debido a que en el exterior hay tormenta y también debido a la capa de nieve que enterró al fuselaje con la avalancha.

El Martes 31 (Día 19), también festejan el cumpleaños de Carlos Páez de igual manera que el de Numa Turcatti.

Carlos Páez

NOVIEMBRE DE 1972

Miércoles 1
(Día 20): Mejora el tiempo y acondicionan el avión. También es el cumpleaños de Pancho Delgado. Los días que siguen son de buen tiempo y ya con palas confeccionadas por ellos pueden quitar la nieve del interior del fuselaje y sacan a los muertos fuera del avión.
François e Inciarte escalan 100 metros de la montaña y vuelven. Pocos días mas tarde Turcatti y Algorta suben hasta el ala del avión.


Pancho Delgado

Domingo 5 (Día 24): Páez, Harley y Vizintín salen en una expedición de prueba que dura 2 días. El plan consiste en bajar por el valle para ver el estado físico y mental que tienen los tres expedicionarios y luego seleccionar a uno para acompañar a Canessa y a Parrado en la expedición final.


Encuentran la puerta trasera del avión, dos cacharros de aluminio y otro recipiente que contiene residuos de café. La vuelta se torna imposible. Llegan a los restos del avión después de que el sol se esconde. Finalmente, pese al sufrimiento que reciben Harley y Páez durante esta expedición, Vizintín es el seleccionado para acompañar a Parrado y a Canessa.



Cola del avión

Miércoles 15 (Día 34): Fallece Arturo Nogueira debido a las heridas en sus piernas que se habían inflamado. Los expedicionarios intentan salir para el oeste pero a las tres horas están de vuelta debido a las condiciones climáticas.


Arturo Eduardo Nogueira Paullier, 21 años
(1951 - 1948)
Hijo de Arturo Eduardo Nogueira Schelotto y Raquel Paullier de Nogueira


Viernes 17 (Día 36): Parrado, Canessa y Vizintín parten hacia el oeste intentando llegar a Chile. En el camino encuentran la cola del avión y a su alrededor, montones de valijas, dentro de ellas encuentran comestibles, ropas y cartones de cigarrillos. Dentro de la cola hallan las baterías. Aquel día duermen allí dentro, en mejores condiciones que en el fuselaje del avión.

Cola del avión

Sábado 18 (Día 37): Los tres expedicionarios siguen su caminata hacia el noroeste y deciden pasar la noche en la montaña. Mientras tanto, en el avión muere Rafael Echevarren.

Rafael Echevarren Vázquez, 22 años
(1950- 1972)
Hijo de Sara Vázquez de Echevarren

Domingo 19 (Día 38): Vuelven a la cola, deciden no llevar las baterías al avión porque son muy pesadas, si no que llevarían la radio a la cola. De allí regresan a los restos del Fairchild, donde se encontraban sus demás compañeros, llevándose consigo lo que encontraron en las valijas.

Jueves 23 (Día 42): Cumple años Bobby François, le regalan un paquete de cigarrillos. Canessa y Parrado despegan la radio del tablero del avión.

Bobby François

Viernes 24 (Día43): Vizintín, Canessa, Parrado y Harley salen hacia la cola, llevándose consigo la radio. Harley es quien debe intentar hacerla funcionar. Tardan una hora y media en llegar y encuentran nuevas valijas que aparecieron al derretirse la nieve.

Sábado 25 (Día 44): Intentan conectar la radio a las baterías, pero fracasan en todos sus intentos.

Domingo 26 (Día 45): Parrado y Vizintín vuelven al avión ya que se estaban acabando los alimentos que habían llevado. Harley y Canessa quedan en la cola intentando hacer funcionar la radio.


Martes 28 (Día 47): Parrado y Vizintín regresan a la cola con mas provisiones. Se enteran por la radio a transistores que la búsqueda se reanudaría por C-47 de la Fuerza Aérea Uruguaya.
 
Miércoles 29 (Día 48): Los cuatro, (Harley, Canessa, Vizintín y Parrado) regresan al avión sin haber hecho funcionar la radio.

Nando bebiendo agua en la cola del avión


DICIEMBRE 1972

Sábado 9 (Día 58): Cumple años Parrado, le regalan un cigarrillo habano que se encontraba en la cola.


Lunes 11 (Día 60): Hacen una gran cruz en la nieve con las valijas para que los aviones los pudiesen divisar. Aquel día muere Nurma Turcatti, gran amigo de Pancho Delgado.

Numa Turcatti Pesquera, 24  años.
(1948 - 1972)
Hijo de Isabel Sara Pesquera Cadenas  

Martes 12 (Día 61): Canessa, Parrado y Vizintín salen en la última expedición rumbo al oeste para encontrarse con los valles de Chile. Esa noche duermen al lado de una gran roca y dentro del saco de dormir, que previamente habían fabricado.

Miércoles 13 (Día 62): Canessa descubre una línea a lo largo del valle, lo cual hace creer que es una carretera. No lo menciona y siguen ascendiendo. A la tarde llegan a un lugar similar al que habían dormido la noche anterior y deciden quedarse allí. Canessa comenta lo de la carretera y crea una discusión, él por su parte pensaba en volver e ir hacia aquel lugar y Parrado lo consideraba una locura. Finalmente se disponen a dormir sin haber llegado a una conclusión. 

Mientras tanto en el avión, Zerbino y Fito suben a buscar los cadáveres ya que se les estaban acabando las provisiones. Encuentran uno, pero lo dejan a varios metros del avión porque se sentían cansados.


Jueves 14 (Día 63): Vizintín y Parrado continúan la ascensión hasta la cima, mientras Canessa se queda en el lugar donde durmieron, admirando lo que el cree es una carretera. Finalmente Parrado llega al pico de la montaña y al mirar del otro lado descubre un cordón de montañas interminables.
Aquel día deciden que Vizintín debe dejar su ración y regresar al Fairchild para que a Canessa y Parrado les durase mas el alimento y así poder seguir caminando hasta hallar la civilización en Chile. Esa noche la pasan en el mismo sitio que el día anterior. 


En el avión Páez y Algorta suben por el valle en busca de mas cuerpos. Encuentran uno y lo tapan con nieve para que el sol no lo pudra.

Viernes 15 (Día 64): A la mañana los 13 que quedaron en el avión ven que algo se desliza por la montaña. Al principio creyeron que era una roca, pero después se dan cuenta que era Vizintín que estaba utilizando como trineo, uno de los asientos del avión. Al llegar explica a todos que Canessa y Parrado seguirían hacia Chile y que les dejó su parte de la comida. 

Ese día Fito, Zerbino y Algorta suben a buscar el cuerpo que habían encontrado el día anterior. Al volver se enteran que los demás escucharon por la radio que la cruz construida por ellos fue descubierta por un C-47 de nacionalidad uruguaya.



Sábado 16 (Día 65): Canessa y Parrado siguen la ascensión hacia la cumbre, lugar donde Parrado ya había estado. Tardaron tres horas en llegar y allí buscaron el mejor camino para descender. Llegada la tarde, habiendo descendido un buen tramo del camino, se disponen a dormir.


Domingo 17 (Día 66): Los que quedaban en el avión se enteran por radio que la cruz hallada por el C-47 era de un grupo de meteorólogos argentinos.
Parrado y Canessa al mediodía llegan a la base de la montaña y siguen andando por el valle que habían acordado cuando estaban en la cima. En una de las paradas que hacen para descansar ven un pequeño arrollo y a su lado descubren musgo y juncos. Era el primer signo de vegetación que veían desde el día del accidente. Canessa a pesar de su cansancio va buscar algunas hierbas y se las come.

 Lunes 18 (Día 67): Siguen la marcha por el valle. Parrado se pone impaciente por ver que hay al final del camino y acelera el paso, dejando a Canessa varios metros atrás. Finalmente el valle de nieve se termina y lo que ven es extraordinario, ya no hay nieve, sino que hay cantidades de flores, arbustos y un río por el cual el agua baja en dirección oeste. Allí ven animales, descansan un buen rato y después siguen por el lado derecho del caudal.
Después de un rato Canessa se da cuenta que ha perdido los anteojos para el sol, por lo cual debe retroceder a buscarlos, ya que si no lo hacía podría quedarse ciego debido al reflejo del sol en la nieve. Luego, para continuar su marcha se ven obligados a cruzar el torrente. Finalmente se disponen a pasar la mejor noche desde que salieron del avión.

Martes 19 (Día 68): En la mañana de aquel día Canessa ve un grupo de vacas, lo que los alienta a seguir caminando. Mas adelante encuentran el primer signo de civilización, una lata vacía de sopa. Luego encuentran la herradura de un caballo. Mas tarde vuelven a ver las vacas y algunos árboles talados, lo que aseguraba la presencia de civilización. Después de esto se acuestan para dormir, estando seguros de sus salvación.

Nando Parrado a dos días del rescate

Miércoles 20 (Día 69): Se despiertan y no ven a las vacas. Se deshacen de las cosas que creen que ya no van a necesitar, como el saco de dormir. Siguen andando por el valle, pero no encuentran mas signos de civilización, lo que los hace alarmar. Canessa comienza a sentirse enfermo, por lo cual Parrado debe llevar las dos mochilas. Finalmente llegan a un lugar donde descubren un corral con paredes de piedra y una puerta. Pasan la noche junto a unos árboles cerca del lugar. 

Antes de echarse a dormir, Parrado se da cuenta que el río que estaban siguiendo se junta con otro, lo cual les impide el paso para continuar. Cuando él se va a buscar leña, Canessa reconoce un hombre a caballo del otro lado del río y empieza a gritarle a Parrado para que vaya a su encuentro, ya que él no podía caminar. 

Parrado corre hacia el río en busca del jinete, pero no lo ve y regresa junto a Canessa quién también lo ha perdido de vista. Mas tarde oyen un grito y esta vez ven a tres hombres del otro lado. Los dos piden socorro desesperadamente y hacen gestos de súplica. Uno de los tres hombres se acerca a la orilla del río y grita algo, de lo cual Canessa y Parrado solo pueden entender “mañana”. 
Finalmente se acuestan a dormir felices por lo acontecido. 

Jueves 21 (Día 70): En el avión, Carlos Páez y Daniel Fernández tienen el presentimiento que los dos expedicionarios llegaron a Chile y encontraron ayuda. 

En la mañana de aquel día Parrado y Canessa ven a los tres hombres al lado de la cabaña. Parrado se acerca al río y grita a las personas. Uno de ellos baja hacia la orilla y en un papel escribe que ha mandado a un hombre a verlos y que es lo que desean. Después de escribir esto envuelve el papel en una piedra y se lo lanza a Parrado. Este escribe lo siguiente: "Vengo de un avión que cayó en las montañas. Soy uruguayo. Hace 10 días que estamos caminando. Tengo un amigo herido arriba. En el avión quedan 14 personas heridas. Tenemos que salir rápido de aquí y no sabemos cómo. No tenemos comida. Estamos débiles. ¿Cuándo nos van a buscar a arriba? Por favor, no podemos ni caminar. ¿Dónde estamos?" 



 
Cuando termina, utiliza el mismo método para devolver el papel. El hombre lo lee y le indica que ha entendido su problema. Antes de irse, este arroja un pan al otro lado del río y Parrado lo recibe. Unas horas después llega un hombre a caballo al lugar dónde están Canessa y Parrado. Brevemente le explican su aventura al arriero, este les da pan y luego los lleva a la cabaña, donde comen sin cansancio. 


 Roberto Canessa atendido tras el rescate

Allí, junto al tercer jinete, los nativos les explican que la persona que los había descubierto fue a llevar la carta a los carabineros. A la tarde llega al lugar un grupo de carabineros y Sergio Catalán, el arriero que los descubrió. El jefe de arrieros pide a Santiago tres helicópteros para el recate de los demás supervivientes

 Roberto Canessa, Fernando Parrado y Sergio Catalán

Aquel día los muchachos que todavía quedaban en el avión sintonizaron la radio y lo primero que escucharon fue la noticia que un arriero había hallado a dos supervivientes del avión uruguayo perdido el 13 de Octubre pasado.
 
Viernes 22 (Día 71): Cuando los dos se despiertan en la cabaña de los arrieros, se encuentran entre la niebla, lo que los desilusiona ya que en esas condiciones el rescate no podría llevarse a cabo. Después de desayunar, se encuentran con una multitud de periodistas de todas partes del mundo. Ellos responden con gusto a todas sus preguntas, salvo las que se basaban en la alimentación, para las cuales trataban de evadirse. 




Mas tarde llegan los helicópteros a Los Maitenes (lugar dónde se hallaban). Parrado decide ir en uno de ellos para indicar el camino. El viaje hacia los restos del Fairchild fue duro, pero consiguieron con gran esfuerzo superar la montaña que daba al valle donde se encontraba el avión. Allí descubrieron a los 14 supervivientes restantes, que agitaban sus brazos saludando a los helicópteros y agradeciendo a las montañas por el rescate.


Finalmente aquel día, 6 de los supervivientes que quedaban son rescatados. Los demás quedan con equipo médico y andinistas ya que es peligroso volver con los helicópteros aquel día.
Cuando las 6 personas bajan en Los Maitenes, todo es alegría. Los supervivientes se abrazan entre sí y se revuelcan por el pasto, festejando su salvación. Horas después son transportados al hospital de San Fernando “San Juan de Dios”.




 Viernes 22 de Diciembre. Rescate de los supervivientes

Sábado 23 (Día 72): A las 10 de la mañana, los helicópteros vuelven a rescatar a los 8 supervivientes que quedaban en el avión. De allí regresan hacia Los Maitenes, donde la fiesta del día anterior se repite. Después van al regimiento de Colchagua y por último, aterrizan en la terraza del hospital del Servicio Nacional de Salud, llamado “Posta Central” en Santiago. Inciarte y Mangino, que estaban en San Fernando también van a Posta central, mientras que los otros 6 van directamente al Sheraton. 
Los médicos, no permiten esto a Harley y a Methol por su salud. Finalmente acomodaron a estos cuatro en un salón. 





 José Luis Inciarte

A las 7 de la tarde, todos los supervivientes menos Harley, Methol, Inciarte y Mangino, se encuentran en el Sheraton de San Cristobal.

Domingo 24: Los cuatro restantes se reúnen con los demás en el Sheraton. Aquel mismo día, François y Daniel Fernández, regresan a Montevideo. Por la noche, los demás supervivientes festejan la navidad.


Navidad en el Sheraton (Chile)
Gustavo Zerbino, Antonio Vizintín, José Luis Inciarte, Fernando Parrado, Carlos Paez Rodriguez, Eduardo Strauch, Ramón Sabella, José Pedro Algorta y Francisco Delgado

Martes 26: Parrado se traslada a una casa en Viña del Mar. Algorta se va a una casa en las afueras de Santiago.
El diario “El mercurio” de Santiago publica en primera plana una fotografía haciendo mención a la antropofagia. Con esto los sobrevivientes se ven obligados a realizar una conferencia de prensa al llegar a Montevideo.

Jueves 28: Los sobrevivientes regresan a Montevideo y dan una conferencia en la cual explican todo lo vivido durante los 70 días. Harley queda en Chile porque se encuentra muy débil, aunque pocos días mas tarde regresa a Montevideo. 

 Llegada Uruguay

Conferencia de Prensa (Montevideo, Uruguay)
A las 20:53 del día 28 de Diciembre de 1972, en el colegio "Stella Maris". Los supervivientes subieron al escenario.



SUPERVIVIENTES

Jose Pedro Jacinto María Algorta Durán, pudo reencontrarse con su padre quien fue a verlo a unas de las habitaciones del hospital donde había quedado internado al igual que los otros supervivientes, a efectos de realizarles los correspondientes chequeos médicos, debido al delicado estado de salud que muchos de ellos presentaban.

Después de la tragedia donde Algorta perdió a la mayoría de sus amigos, se trasladó de Montevideo a la ciudad de Buenos Aires donde continuó sus estudios en Ciencias Económicas en la Universidad de Buenos Aires. En el año 1982 se graduó con el título de Master in Business Administration en la Universidad Stanford en los Estados Unidos.

Graduado del Colegio San Ignacio, Santiago de Chile.
Casado con María Noelle Sauval.
Hijos: Fernanda, Cecilia y José
Master en Business Administration en USA.
Director de Empresas y Productor Agropecuario. Vive en Argentina.


José Pedro Jacinto María Algorta Duran
"Cada uno tiene su montaña, su propia historia. Entenderla nos permite unir los puntos y darles sentido a nuestro camino. Ser honestos y auténticos con ella, con quienes somos, nos permite entregarla y proyectarnos hacia adelante"
 

José Pedro Jacinto María Algorta Durán y su esposa María
Roberto Jorge Canessa Urta, es un médico y ex jugador uruguayo de rugby. Es conocido por ser uno de los sobrevivientes del Accidente de los Andes acaecido el 13 de octubre de 1972. En aquella época era estudiante de medicina y contaba con 19 años de edad. Su prometida era Laura Surraco, hija de un médico.
Tras el rescate, Canessa reveló que su madre y su prometida Laura Surraco fueron las que le impulsaron a escapar de las montañas. Se casó con Laura, la pareja tiene dos hijos y una hija.

Canessa trabaja actualmente como cardiólogo y orador motivacional.

Canessa fue candidato en las elecciones de 1994 a la presidencia de Uruguay, por el Partido Azul, obteniendo un total de 1.645 votos. Elecciones en la que saldría electo el ex presidente Julio María Sanguinetti con 656.428 votos.

A inicios de 2012, Canessa acompaña al nacionalista Sergio Abreu en la fundación del sector Dignidad Nacional.1

“A mí me dicen, ‘Ustedes se salvaron porque se comieron a los muertos’, como si fuera una fórmula mágica: te comés a los muertos y salís de la cordillera”.“Nosotros nos salvamos porque salimos caminando y encontramos al arriero. La gente cree que lo peor es tener que comerte a los muertos. Lo peor es ver que se mueren todos tus amigos y vos sos el próximo en la fila. La historia es tan fuerte en sí misma que es una lástima desvirtuarla y transformarla en un libro de canibalismo”.

Roberto Jorge Canessa Urta 
   "Quien diría! La luz de la montaña que no se extingue cuando la entrego, en la vida o en la muerte, resultó ser mi último descubrimiento. O el primero, porque es el que explica todos lo demás"  

Familia Canessa

Alfredo Delgado, Pancho, una vez rescatado, el 28 de diciembre, la prensa internacional busca de los supervivientes una explicación de por qué habían recurrido a comer la carne de sus amigos fallecidos y sus familias.

Sus palabras de profunda sabiduría cristiana:
"La Biblia nos dice que en la Última Cena, Jesús compartió su cuerpo y su sangre con sus discípulos".
"En ese momento, nos pareció que si Dios existiera, y si Él estaba cerca de nosotros, nuestra única oportunidad de sobrevivir era compartir el mismo tipo de comunión que él (Jesús) había compartido con sus discípulos a tomar el cuerpo y la sangre".
"También hicimos un pacto en el grupo que si alguien muere, podríamos usar su cuerpo para sobrevivir."


Delgado se recuperó de la crisis, aunque con una cojera. Luego pasó a una larga carrera como abogado del título, conocido en Uruguay (un derecho civil jurisdicción), como un notario, algo parecido a la ley común abogado. 
Pancho Delgado reside en Carrasco, Uruguay, donde es un jurista destacado. 
Casado con Susana Sartori.
Hijos: María Federica, Alfredo, Joaquín y Agustina.
Es Escribano Público. 


Alfredo Delgado, Pancho
"En el silencio de las montañas, rodeadas de picos nevados, encontramos la mano de Dios y nos dejamos guiar por ella"  

Daniel Fernández Strauch, tenía 26 años cuando subió al avión Fairchild Hiller de la Fuerza Aérea Uruguaya para responderá la invitación de su primo Eduardo Strauch y acompañar al equipo de rugby del Old Christians Club.

Casado con Amalia Ruiz.
Hijos: Milagros, Santiago e Ignacio.
Es Ingeniero Agrónomo.
Empresario – Conferencista.


Daniel Fernández Strauch
"En muchas oportunidades me han preguntado qué considero esencial en la vida. Quizás suponen que el hecho de haber sobrevivido a una situación imposible me ha conferido la capacidad de discernir lo sustancial de lo accesorio. Pero la respuesta es bastante predecible: La familia, los amigos, los vínculos con los otros. Si quisiéramos ir un poco más allá con la respuesta, podríamos decir que: Lo esencial es todo aquello que no tiene precio" 

Roberto Fernando François Álvarez.
Tenía 20 años cuando tuvo el accidente.
Estudiante de agricultura.
Graduado en el Stella Maris.
Casado con Graciela Manini.
Hijos: Roberto, Federico, Sofía, Josefina, Milagros, Diego.
Es Técnico Agropecuario.
Productor Agropecuario. 

Roberto Fernando François Álvarez
"Tuve las mismas posibilidades, pero se dio de esta manera. Mucho dependía del nivel de esperanza que cada uno tenía. A los que mantenían más confianza en volver, la mente los ayudaba para vivir, salvo aquellos episodios que dependía puramente del azar. Yo me ubico en un punto intermedio"

Roy Alex Harley Sánchez, tenía 20 años en el momento de la tragedia, graduado del Stella Maris, estudiante de ingeniería mecánica y jugador del Old Christians.
Actualmente está casado con Cecilia Surraco.
Hijos: María Eloisa y Alejandro. 
Es ingeniero industrial.  

Roy Alex Harley Sánchez
"En la montaña quedó algo pendiente, un agujero en el alma que no cicatriza nunca... En los logros y fracasos, siempre queda pendiente la sensación de que lo que verdaderamente importante es otra cosa...El orgullo son sus hijos... Ese es el sentido verdadero de la vida: los hijos de los Andes"

José Luis Nicolás Inciarte Vázquez, Coche, en el momento del accidente, era un joven de 24 años que cursaba su quinto año de la Universidad de agronomía. Industria que en ese momento, aún era sinónimo de prosperidad en el país.

Coche, nunca jugó al rugby. Decidió ir al viaje porque había ido en el año anterior y lo había pasado muy bien. A esto, se le sumaba que Chile estaba muy económico.

Se graduó en el Stella Maris.
Casado meses después del rescate con Soledad González Mullín.
Tiene tres hijos: José Luis, Soledad y María Eugenia.
Hoy se dedica a aprender a pintar, ha realizado varias obras sobre la cordillera, escribir y dar conferencias.

José Luis Nicolás Inciarte Vázquez, Coche
"Siempre se puede, aun en la mayor de las adversidades se puede, siempre hay que resaltar la importancia de trabajar en equipo para salir adelante! En la montaña conocimos al verdadero Dios"

 Boda de José Luis Inciarte y Soledad González Mullín 
22 de Agosto 1973 

Familia Inciarte

Álvaro Mangino Schmid
Álvaro era un joven 19 años que vivía en Montevideo, una ciudad tranquila, y pertenecía a una familia de la clase media uruguaya, estaba cursando el último año del secundario y jugo al rugby apenas unos años, pero en un club rival.

Era muy amigo del Presidente del Old Christian, club de egresados del colegio, y de uno de los jugadores del equipo, quienes lo invitaron pero por distintas razones finalmente decidieron no viajar. Ante esa resolución, Marcelo Pérez, capitán del equipo y conocido de la familia, lo llamó y Álvaro se convenció, decidiendo viajar igual.

Casado con Margarita Arocena.
Hijos: Daniela, Federico,  Margarita y Felipe.
Es Técnico Agropecuario.
Empresario y conferencista.

Álvaro Mangino Schmid
"En la vida hay que tener fe, uno es capaz de poder realizar todo lo que parece imposible a la razón y a la lógica, depende de cada uno de nosotros, lo único que hay que hacer es querer y creer en lo que uno está haciendo”

Boda de Álvaro y Margarita

Familia Mangino

Carlos Miguel Páez Rodríguez
Después del accidente, Páez se dedicó a las tareas relacionadas al campo varios años, luego vivió varios años en Maldonado, en Casapueblo.
Graduado del Christians Brothers College.
En 1992 ingresó en la actividad publicitaria. Actualmente se dedica a dar conferencias en el mundo entero.
Hijos: María Elena de los Andes y Carlos Diego.
Es técnico agropecuario, empresario, publicista, escritor y conferencista.

Carlos Miguel Páez Rodríguez
 "Creo que en el fondo, la historia mía es un homenaje a la vida. Yo la cuento desde el lado triunfal. Por eso muestro una foto de los sobrevivientes con sus hijos. Tengo la dicha y el privilegio de tener cuatro nietos... Y creo que valió la pena la lucha para que triunfe la vida" 

Fernando Seler Parrado Dolgay
Al regresar de las montañas abandonó sus estudios para dedicarse al negocio familiar: las ferreterías. Posteriormente también corrió como piloto en competencias de motocicletas y automóviles en Sudamérica y Europa.

Murieron a causa del accidente su madre y su hermana Susana. Ambas iban en la fila izquierda de la cabina de pasajeros. La madre falleció en el impacto final, cuando el fuselaje se detuvo contra un banco de nieve. Susana quedó con heridas superficiales aunque Zerbino y Canessa (entonces estudiantes de medicina) sospechaban, con acierto, que tenía daños internos graves. A las pocas horas manifestó los síntomas de la gangrena en las piernas, debido a las temperaturas bajo cero grados celsius. 


Al tercer día su hermano Nando, tras recuperar muy lentamente el conocimiento, se hizo cargo de ella, alimentándola y masajeándole las piernas ennegrecidas. Aun así fue poco lo que pudo hacer por ella. En medio de su delirio, así como solía llamar a su madre fallecida, también balbuceaba incoherencias y tarareaba canciones infantiles inglesas. Por su estado de semiinconciencia, le fue casi imposible saber a Nando si su hermana menor lo reconocía. Finalmente, tras varios días de agonía, falleció en los brazos de su hermano el 21 de octubre del mismo año, día en que el Servicio Aéreo de Rescate daba por terminada la búsqueda oficial del aeroplano perdido. La joven tenía 20 años.
En el accidente también perdió a su mejor amigo, Francisco "Panchito" Abal, de 21 años, quien murió debido a una hemorragia cerebral, y a su antiguo amigo Guido Magri, de 24 años, quien había muerto en el impacto mismo del avión.


Fue la primera persona (junto con Roberto Canessa) en escalar y dar nombre al hoy conocido como Monte Seler, nombre en memoria de su padre, y el primer superviviente en entrar en contacto con la primera persona que vieron tras el accidente.


Parrado desarrolló posteriormente otros negocios y se convirtió en presentador televisivo. También se dedica a dar conferencias sobre el tema en todo el mundo.
Al poco tiempo del rescate de los supervivientes, gracias a la épica travesía de los Andes por Nando Parrado y su amigo Roberto Canessa, trabajó con Piers Paul Read, para escribir el best seller mundial "VIVEN", y 20 años después, fue el Asesor Técnico para la producción de la película "VIVEN".


Casado con Veronique Wassenhove.
Hijas: Verónica y Cecilia. 
Es el presidente de la empresa familiar Seler Parrado S.A. y fundador de dos empresas de producción de televisión y una de televisión por cable.

Fernando Seler Parrado Dolgay
“Nosotros formamos una sociedad completamente diferente, pero extremadamente afectuosa y eficiente. Siempre me digo que mi gloria fue haber tenido semejantes amigos en la montaña, y muchos de los mejores son los que no volvieron, chicos que lucharon igual que nosotros o más, y entregaron su intuición, su instinto, su inteligencia, su valor. Unos murieron y otros no, pero todos dieron el máximo y nunca fuimos mejores hombres que en la montaña”

Familia Parrado

Ramón Sabella, conocido también como Moncho, es uno de los Supervivientes del accidente de Los Andes.
Es un exitoso empresario vinculado al sector Agroindustrial y Exportador de carnes uruguayas.
Para el momento del accidente tenía 21 años, era estudiante de agronomía y si bien no pertenecía al equipo de rugby, iba en el avión por ser amigo de Roberto Francois, Carlos Páez y Rafael Echevarren. 

Hoy día comparte sus negocios con el oficio de conferencista, impartiendo charlas alrededor del mundo.
Casado con Gloria Scappin.

 Ramón Sabella
"Nuestra fortaleza mental fue lo que nos permitió vivir. Pensábamos como un equipo, que se organizaba bajo un liderazgo compartido, cada uno colaboraba con lo mejor que tenía, con lo que sabía hacer... Me considero un privilegiado, un afortunado. Mi vida cambió entonces, pero he sabido volcarlo hacia algo positivo. Las personas cambiamos y pulimos nuestra forma de ser. Lo importante en la vida, es superarte a ti mismo"

Adolfo Luis Strauch Urioste, en el momento del accidente tenia 24 años, era estudiante de agronomía y graduado del Stella Maris.

En la montaña Fito inventa el convertidor de agua.
Adolfo no habló en público por 30 años. "Primó el silencio por respeto a los que no volvieron. Si ellos pudieran hablar, nos hubieran dicho: `guarden discreción, dejen en paz a nuestras familias, no se hagan demasiado visibles`. Cada vez que me cruzaba con algún padre o madre de los fallecidos trataba de que no me viera. Pero ahora el tiempo ha cerrado prácticamente la herida y nos vino la necesidad de sacarle lo positivo a esta historia".


Casado con Paula Martín Valdés.
Hijos: Diego, Alexandra, Catalina y Tomás.
Es productor agropecuario y conferencista.

Adolfo Luis Strauch Uriorte  
 "Haber logrado sobrevivir a esa dura batalla, nos hizo más fuertes, el haber convivido con la muerte, nos hizo perderle temor, por encima del hambre, el frió y la sed, estaba el dolor de no poder estar con nuestros seres más queridos… El AMOR a ellos era lo que nos daba más fuerzas para continuar”

Eduardo José Strauch Uriorte, cursó sus estudios en el colegio “Stella Maris”, de la congregación irlandesa Christian Brothers, en el residencial barrio de Carrasco. Eduardo fue co-fundador del club de rugby Old Christians.

Eduardo decidió acompañar al equipo Old Christians en su segunda gira de rugby a Chile, con la idea de aprovechar la estadía para esquiar en las pistas de El Portillo. 

Ya en Montevideo, Eduardo comenzó su adaptación a una nueva vida. Logró sobreponerse y sobrellevar lo vivido, retomando su pasión por la arquitectura.
Casado con Laura Braga en 1979.

Hijos: Olivia, Federico, Sofía, Camila y Pedro.

Actualmente continúa al frente de su estudio de arquitectura, actividad que alterna con el dictado de conferencias.
Eduardo Strauch guardó más de 30 años de silencio sobre lo vivido, hasta que un día sintió la necesidad de trasmitir su experiencia con el espíritu de poder contribuir a mejorar o cambiar la visión de la vida de otras personas, a partir de valores tales como la fe, la esperanza, la solidaridad, el trabajo, la disciplina, la voluntad y la perseverancia.

 
 Eduardo José Strauch Uriorte
"Y aprendí muchas cosas, muchas cosas que me han servido hasta el día de hoy y me siguen sirviendo... Y todo ese sufrimiento del año 72 se esta revirtiendo, es una cosa que me tiene asombrado...Como se ha revertido ese dolor, esa angustia y toda esa cosa tan negativa y tan difícil, se ha convertido en algo súper positivo!... Que me ha enseñado un montón de cosas para ser feliz... Manifestaciones, del poder de nuestro espíritu y de nuestra mente, de la capacidad que tenemos para disfrutar de la vida... En cualquier circunstancia"

Familia Strauch

Antonio Vizintín Brandi, después del accidente, siguió sus estudios en derecho. Se casó y al tiempo, enviudó de su primera mujer a los 38 años, con la que tuvo 2 hijos. 
Su consigna fue y es mantenerse siempre de pie. Seguir caminando a pesar de las dificultades.
Estuvo vinculado a la industria de envases plásticos por 13 años, como también a la industria alimenticia.

Actualmente está casado con Josefina Serrato.

Hoy en día se dedica al desarrollo de proyectos de inversión inmobiliario y a dar conferencias motivacionales por el mundo.
Vive una vida tranquila y sencilla. Disfruta de sus hijos y nietos a pleno, como también del yachting.

En resumen, Antonio a pesar de lo vivido, es una persona optimista y alegre, aunque parece duro y hermético, es una persona con una inmensa capacidad de dar, comprometida con sus ideales al máximo.

 Antonio Vizintín Brandi
"No sólo el grupo de sobrevivientes es amigo por la eternidad, sino los cuarenta y cinco pasajeros del Fairchild es amigo por la eternidad. Y ésta es una convicción tan firme como una roca de la Cordillera de los Andes" 

 Familia Vizintín

Gustavo Zerbino Stajano, estudiante de medicina y jugador del Old Christians.
Casado con María González.
Hijos: Gustavo, Sebastián, Lucas y Martín Zerbino Paysee y, Luma y Guadalupe Zerbino González.
Es director de Cibeles S.A. y conferencista.

Gustavo Zerbino Stajano
"Las cosas más increíbles en la montaña las hicimos por amor. Con amor no hay nada imposible. Quien pone amor en lo que hace va a ser la persona más feliz"

 Familia Zerbino

Javier Alfredo Methol Abad. Culminados sus estudios secundarios empezó a trabajar en el escalafón administrativo más bajo de la fábrica de cigarrillos Abal Hnos S.A. (fundada por su abuelo) y con el correr de los años llegó a formar parte del directorio.

En en año 1979 vendieron la empresa a Phillip Morris donde continuó su carrera, primero como Gerente de Compras y luego como Gerente de Corporate Affairs hasta que se retiró para jubilarse. Intervino luego en un negocio inmobiliario con éxito.

Fue fundador y fue el primer Presidente de "Fundación Viven", creada para realizar obras de interés público en homenaje a las personas que fallecieron en el accidente de los Andes.

Ha tenido que luchar por la vida en varias oportunidades:
-A los quince años, tras un accidente con una bici-moto, recibió la extremaunción por parte de un sacerdote católico porque según los médicos no sobreviviría...
-A los 21, viviendo en EUA se enfermó de tuberculosis. Con su Fé y esperanza luchó internado durante cienco meses y venció la enfermedad.
-A los 36 años, en el avión que se estrelló.
-Tuvo cáncer, y varias otras situaciones graves más. Dice que su Fé lo salvó y que piensa ser jóven hasta los 100 años para contagiar su Fé, esperanza y optimismo.

Viudo de Liliana Navarro.
Con ella tuvo cuatro hijos: María Laura, Pablo Javier, Anna Inés, Marie Noel.
Casado con Anna Maria de Amorrortu.
Hijos: Guillermo Javier, Rafael Javier, Ignacio Javier y Ximena María.
Llegó a tener 12 nietos entre sus 8 hijos.

Javier Alfredo Methol Abad, 79 años
(1935 - 2015)
"Cuando regresé a Montevideo, tras la montaña que nos mató y después nos revivió, yo soñaba con ver a mis hijos y ellos soñaban con verme a mí. Para mis hijos yo estaba muerto porque mi familia y la de Liliana, les habían dicho: Papá y mamá están en el cielo.
Ahora, papá volvía del cielo, pero, mami, no. Los mayores me dieron un abrazo y un beso mientras yo temblaba. Cuando alzo a la más chiquita, de tres años y la pongo contra mi rostro, como yo tenía una barba muy larga que todavía no me había afeitado, me dijo "¿Qúe te pusiste?" y le respondo: Es la barba, que me creció. Su segunda pregunta fue: ¿Y mami?. Entonces le dije: Mami era tan buena, que Dios la precisaba. Tú mira para arriba y hablále, porque Dios le da permiso para que te conteste..
Ella miró hacia el cielo. Entonces agregué: Siempre que tú la precises, háblale, que ella te va a responder".


Familia Methol Navarro




VALLE DE LAS LÁGRIMAS
 
Una patrulla de miembros del Cuerpo Andino de Socorro construyó un altar el 18 de Enero de 1973 en el Valle de las Lágrimas, llamado ahora así. Bajo este altar, descansan los restos de los fallecidos.

 Altar en el Valle de las lágrimas
 
En Diciembre de 1997, algunos de los supervivientes volvieron al sitio donde se estrelló el avión junto a familiares de los supervivientes. Se juntaron en Los Maitenes e hicieron a caballo el mismo trayecto que realizaran en su día, Canessa y Parrado 25 años atrás. 
Como desde el lado de Chile es imposible llegar hasta el Valle, montaron en helicópteros para que los llevara hasta el sitio. Allí levantaron una cruz, dijeron unas palabras y fueron en busca del Padre Andrés Rojas para dar una misa en Los Maitenes.

 Cruz en el altar del Valle de las Lágrimas


… Tras el despegue de ese avión el 13 de Octubre de 1972,  en menos de 15 minutos, éste se estrella y es ahí cuando para Jose Luis Inciarte, nos cuenta su experiencia. Cómo empieza toda una nueva vida, la cual antes, le hace pasar grandes pruebas. Pero, la fortaleza, las ganas de vivir, la esperanza y la fe, hacen que pueda, a duras penas, superarlas.


Varias fueron las veces que pudo haber muerto durante ese fatídico accidente.  
-José Luis Inciarte (Coche), pudo sentarse junto a su gran amigo Gastón Costemalle en la parte de atrás del avión, pero cuando iba a hacerlo, se adelantó otro chico ocupando ese asiento. 
-Salió ileso del accidente.
-La avalancha entró por el hueco que tenían tapado con maletas y objetos que apenas usaban. Fue tanta la nieve, que sepultó a todos. Pasaron 3 días aprisionados unos contra otros sin poder apenas moverse. Mientras, el óxigeno se consumía, dando lugar a la muerte de 8 de ellos. 
Al tercer día, cuando pudieron salir por fin a fuerza de patadas y codazos, ayudarona salir a Coche. Éste, pocos minutos antes, era tal el dolor que sentía en el pecho, estando con apenas óxigeno, que  hasta sintió que moría. Veía una intensa luz e incluso a su padre (el cual llevaba muerto años). Mientras le miraba, sintió como que volvió a nacer y le dijo: -Chau viejo, en otra nos vemos. Fue en ese momento cuando los amigos lo sacaron fuera. Sintió como un re-nacer del vientre de una madre, solo que esta vez, era de otro vientre. El vientre de la montaña.
-Se encontraba en un estado tan delicado de salud que incluso había puesto una fecha límite para su vida. Si el día 22 de Diembre no aparecían Nando y Canessa o no tenían noticias, se dejaría morir. 
  
Y es que debe ser muy frustrante el pasar tantísimo frío, melancolías, añoranzas y hambre sabiendo que, a solo unos kilómetros, hay vida. Que solo son unos km los que te separan de tu hogar, tu familia…. El que te den por muerto cuando luchas segundo a segundo ante esas adversidades, por estar vivo... Por ayudar a tus otros compañeros. Y pasar cada día de tu vida reconociendo que ya no eres el de antes. Ese chico joven y alocado que volvió a nacer tras ese accidente. Valorando así, el calor humano, una manta o un trozo de pan.

Enfrentarte incluso a la opinión pública y a los familiares de los fallecidos que te tachan de caníbal cuando realmente no se mató a nadie para subsistir, sino se comió a personas ya fallecidas.


La traumática experiencia unió para siempre a los dieciséis jóvenes en la convicción de que «no tuvimos otra elección: vivir o morir». Sin embargo, su actuación golpeó las conciencias en todas las direcciones. Teólogos y psiquiatras «absolvieron» a los supervivientes ante la situación límite a la que se enfrentaron.  

José Luis Inciarte comienza a estudiar pintura en el 2002, en el Taller Cruz del Sur del Maestro Sergio Viera.
Dos años después, inauguró su primera exposición individual en el mismo estudio.
Con diez años de trayectoria en el mundo de las artes plásticas, Inciarte ha presentado siete muestras personales. Integró el Catálogo del 2008 del Taller Cruz del Sur. 
Pinchad aquí para ver sus obras 

No puedo acabar este post sin reconocer que es la primera vez que tanto en mi vida personal como en una entrevista, las anécdotas de otra persona me han llegado tan hondo, haciéndome contener las lágrimas en alguna que otra pregunta.
Ha sido un honor y una grata sorpresa poder entrevistar a un superviviente de los Andes, pues desde que tengo uso de razón he crecido escuchando o viendo en televisión y prensa, algo de ellos. Agradezco el haber conocido a este HÉROE, pues ha sido todo un aprendizaje de humildad y amor. Gracias Coche, (José Luis Inciarte)!!!

Memorias de los Andes. José Luis Inciarte Vázquez. Adquirir manuscrito. 


Canal Historia realizó un documental sobre la tragedia.

 
¡Estoy vivo! La tragedia de Los Andes

Este vídeo se llama "La memoria de Los Andes" y fue hecho para el treinta aniversario del milagro de los Andes y con el cual se inauguro la muestra MEC en Montevideo en Octubre de 2002.

La Memoria de los Andes
 
La muerte no existe, la gente sólo muere cuando la olvidan; si puedes recordarme, siempre estaré contigo. Isabel Allende.

(Si te ha parecido interesante lo que acabas de leer, dando clic en la publicidad nos ayudas a seguir trabajando y sólo te llevará unos segundos. Mil gracias!) 
 


Visítanos, también estamos en facebook en el grupo:
 https://www.facebook.com/groups/545593195622115/?ref=bookmarks

Y en la página:
https://www.facebook.com/Enigmas-al-Descubierto-952325544855091/

Google+:
Síguenos en Google+

Twitter:
https://twitter.com/EnigmasAlDescub

Canal YouTube:
http://www.youtube.com/c/EnigmasalDescubierto

Canal de Ivoox con nuestros programas:
http://www.ivoox.com/podcast-enigmas-al-descubierto_sq_f1272840_1.html
  

No hay comentarios:

Publicar un comentario